Las vulnerabilidades en el protocolo de transferencia de imágenes utilizadas en las cámaras digitales permitieron a un investigador de seguridad infectar con ransomware una DSLR Canon EOS 80D a través de una conexión WiFi deshonesta.